3 min read

Cine: Pablo Roldán, el director que dio nuevos aires a la ciencia ficción

Cine: Pablo Roldán, el director que dio nuevos aires a la ciencia ficción

El 2020, el cineasta Pablo Roldán, abandonó su “trabajo formal” y se dedicó exclusivamente al mundo audiovisual. Una decisión difícil para su bolsillo, pero necesaria para su alma, pues hacer cine es lo que le quita el sueño, hace más de 15 años.

Un año antes, consiguió presupuesto y se lanzó de lleno a dar vida a A.D.A.M, cortometraje de ciencia ficción que narra la historia de Joyce Nova (Alejandra Araya), una detective atormentada por una terrible pérdida que intenta cobrar venganza con sus propias manos. Su Asistente de Asistencia Multifuncional (A.D.A.M), interpretado por Giordano Rossi, será clave en su destino.

A la fecha, la producción cuenta con más de 40 nominaciones y 12 premios. “África es el único continente donde A.D.A.M. no ha sido nominada, es una historia universal que habla de la venganza, la pérdida, creo que eso explica, en parte, la buena acogida del proyecto”.

Pablo Roldán, junto a John Fryer en la clausura del Standalone Film Festival, Hollywood.

Desde Concón, Pablo se dio un espacio para contarnos sobre su trayectoria y sus próximos planes. Continúa leyendo 👀 y entérate de su historia 👇

¿A qué te dedicabas antes del cine?

Estudié en la U. Santa María, Proyecto y Diseño Mecánico y siempre trabajé en empresas de ingeniería. Una pega fome, pero que me enseñó a gestionar equipos, resolver problemas y ver temas de logística. Todo eso me ayudó para las tareas de producción de los proyectos cinematográficos.

A partir de los 30 años, me involucré en el área audiovisual 📽️ Mis primeros cortos fueron para entrenarme, pero, a partir del 2015, sentí ganas de desarrollar mi trabajo más en serio y comencé a hacer proyectos con las temáticas que más me interesaban, como el Western Road to Redemption, un corto protagonizado por Coke Santa Ana, que narra el arrepentimiento de un malhechor, quien se entrega voluntariamente a la justicia.

Horsepower (2018), es un corto experimental que intenta probar que en Chile se puede hacer cine y lucir como un blockbuster de acción🏎️

Asintomático (2020) es un trabajo sobre la pandemia 💉 que relata la historia de un viajero del tiempo que busca detener el avance de ésta en el futuro.

¿Cómo es hacer cine en Chile?

Aquí no hay estudios de cine, no hay dónde presentar un guión y no se invierte en serio en este tipo de proyectos. En definitiva, no existe una industria cinematográfica 🎞️

Están los fondos de cultura, que son una alternativa para financiar proyectos de cine, pero el problema es que no tienen una diferenciación para artistas independientes. Meten a todos en un mismo saco y siempre se los adjudican las productoras más grandes. He postulado cuatro veces, pero nada pasa.

¿Cómo sería tu trabajo ideal?

Mi gran sueño es tener un espacio que reúna a diferentes talentos, un semillero que vea nacer películas, cortos, videojuegos, cómics y mucho más. Sería algo así como Pixar o el Google chileno.

Me gustaría que fuese en Concón, para descentralizar y para entregar una mejor calidad de vida. Los grandes estudios están fuera de la urbe, porque eso ayuda a la creatividad.

¿Cuáles son tus referentes?

Star Wars me influenció a soñar con este tipo de historias, más ligadas a la ciencia ficción. Crónicas marcianas, la literatura de Asimov y, en los últimos años, he estado bien influenciado por los videojuegos.

Creo que los videojuegos 🎮 son la nueva cinematografía. The Last of US -del cual harán una serie- te mantiene pendiente de la historia, es una verdadera película interactiva.

Red Dead Redemption y Detroit: Become Human son algunos de los que estoy jugando ahora.

Este es un mundo en el que me gustaría incursionar, los videojuegos la llevan en la industria creativa, sobre todo después de la pandemia, porque funcionan como una vía de escape y mantienen a la gente cuerda en situaciones de estrés.

Con ansias de largometrajes

A.D.A.M es el corto más complejo del cineasta y su intención es hacer una versión extendida con esta premisa. “Hasta el momento, no he conseguido los fondos para realizar este proyecto ($150 millones de pesos), por eso decidí lanzarme con una película de bajo presupuesto”.

El largometraje se titula “La caída de Sinaí”, un film de ciencia ficción que tiene un costo cercano a los $30 millones de pesos. El proyecto ya cuenta con el elenco confirmado (Catherine Mazoyer, Juan Carlos Maldonado y Francisco Pérez Bannen) y si logra el financiamiento, su rodaje sería en abril del 2022.

Si te gusta el trabajo de Pablo, apóyalo aquí.

Esta es una de las primeras entregas del arte de La caída de Sinaí.